jueves, 15 de mayo de 2014

Brote de hojas duales

Cimbrar y caminar al mismo tiempo es la muestra de tan precisa agonía la de tener el plexo abierto, o tan fatal la hermosura de mirar y sacudirme ante tal descubrimiento. Pues son dos cabezas que salen de mi cuello y siete ojos que salen de mis senos, son tan fugaces y voladoras las delicias de la indecisión, que prefieren callarse las flores que cuelgan de los arboles para que yo pueda contemplar lo que para algunos pudiera ser una blasfemia. Y la indecisión se muestra como pena y quiero zurcir mi pecho para que no entre el viento, ni los ojos del sol, porque siento miedo del susurro cierto e incierto de mirarme desgarrada, pero el miedo no lo es todo, y recuerdo que si no contemplo mis adentros no podrán brotar ni espinas, ni pequeñas semillas, ni grandes frutos.

miércoles, 10 de abril de 2013

Tengo ganas de matarte.

Tengo ganas de matarte y deshacerte con los dientes y las manos, si pudiera te volteaba al revés la carne, si pudiera también te arrancaría la cara... Si fueras arena te apretaría tan fuerte hasta cortarme las manos... Te bebería tan rápido hasta acabarte, te olería tan fuerte hasta desaparecerte... Mordería tus entrañas si pudiera, te miraría tan fijamente que te absorbería con mis ojos encerrándote en mi iris, quiero desaparecerte dentro de mi vientre, dentro de mi boca y luego quiero hablarte... Tengo ganas de matarte...de matarte en dos sucesos sangrientos y deliciosos, mascarté y que te escurras por mis piernas, por el centro de mi cuerpo, quedarme con tus labios y tus cabellos en mis manos, y tirárselos a los perros y a los gatos que habitan en tu casa...

lunes, 12 de noviembre de 2012

El primer camino. La primera ciudad.

Un paso. El pie enterrado. Varios pasos. Se derrapa en el camino. Arena en los pies. Esos pies que se hunden y avanzan. Un desierto en el pie. Un sueño. Un sueño del mirar. Las huellas más grandes. Huellas de serpiente tenía su pie. Huellas borrosas luego. Huellas vivientes después. Huellas del viento. En la mente un repaso del color sepia. Granos sólidos de rocas rotas. Rocas pequeñas que vuelan. Siguieron las huellas turnando. Un tropiezo con la estatua. Estatua de divinidad ególatra. Grande como el ego de una estrella. Estatua que como un metal brilla. Muerto con cara viviente. Deslumbrante más con paso dormido. Caliente que mata. Fría que te duele amarla. Ilusión profana de perfecta belleza. Aun más bella que la arena y la huella. Más bella que el sol y la observación más vieja. Lo cansado de lo viejo sentía y no su importante huella. Se dejo de caminos boqui abriendo su rostro. Frente a frente con un espejo del que no quería más moverse. Muchos pasaron siguiendo sus huellas. Ella en cambio, una almohada de flores tejía. Preparaba un sitio para contemplar su propio rostro. Rostro incrustado en aquella piedra brillante. Su espalda en curva rígida quedo. Parecía una tumba. Tumba con flores de un camino transitado. Sus pies de metal se volvieron. Noches cayeron. Días durmieron. Ya el cuerpo carecía de color propio. Su propia idolatría desvaneció al cuerpo móvil. Desvaneció el cuerpo fértil. Ahora en cuerpo muerto frente al brillo del metal espejo se había convertido. La observación desaparecida ya. La contemplación del camino extinta. Nunca conoció los insectos. Ni a los caminantes viajeros. Varios tropezaron con dos estatuas. Luego varios tropezaron con varias estatuas. Después, tantas de ellas parecían formar ciudades.

lunes, 1 de octubre de 2012

En el futuro.

El asfalto que parece simple tontería gris transpiro un reflejo con el sol, de donde salieron platas que no duermen, pero si plantas que estuvieron dormidas,y se levantaron, sonrieron a los hijos de las gotas aplastadas de los suelos áridos, y entonces esos hijos lloraron agua en forma de gota o de circulo alargado, y el gris ya no existía mas que en la sombra de las rocas en los pies de grandes plantas, y se olvido lo ruin y lo complejo, las palabras, y solo se podían escuchar las voces de los que se pensó en alguna historia humana inertes...

sábado, 8 de septiembre de 2012

martes, 4 de septiembre de 2012